6 may. 2016

BATAILLENCE: "VIENTO SIN TREGUA". 01-05-2016

Tras coronar la víspera el Pico Cotiella, el Bataillence (2.604m) nos ofrece un recorrido corto y excelente esquiada que permite regresar a casa el domingo a una hora prudencial dado lo lejitos que nos pilla esta ruta.

Salimos desde la vertiente francesa del túnel de Bielsa-Aragnouet (1821m) en una mañana heladora de mayo. Nos dirigimos al valle que se abre a la izquierda del túnel mirando hacia España, al lado de las cascadas heladas. Nadie diría que ya hace días que entró la primavera. El viento también nos hace dudar. Pero... ¡hay que intentarlo!


Pronto nos calzamos las tablas y ya de paso ponemos cuchillas, que nos van a acompañar durante toda la ascensión. Recorremos cómodamente la vaguada por la margen izquierda ortográfica hasta que giramos a la izquierda (este, 2.150m)).  Si continuásemos nos dirigiríamos al  Puerto de Bielsa.




Poco a poco vamos girando hacia el SE por pendiente suave. Rebasando un pequeño espolón nos situamos en la vaguada que conduce al collado de la divisoria fronteriza.


Ahora aumenta algo la pendiente pero desde el collado se llega por suaves lomas hasta la cima. Hace mucho viento pero no nos tira al suelo.



Bajaremos desviándonos hacia nuestra izquierda, para esquiar por encima del túnel.
El Bataillence está muy bien innivado; la nieve, buena, algo dura si madrugas. ¡Todavía hay esquí para un rato!



3 may. 2016

COTIELLA: "ESQUIANDO EL MAR DE PIEDRA". 30-04-2016

Poco que añadir sobre la ascensión con esquís al Pico Cotiella (2912m) por Lavasar después de la fantástica entrada de lameteoqueviene. Muchísimas gracias una vez más. El reportaje nos llevó este sábado al Sobrarbe a pesar de la previsión de lluvia. No conocíamos esta mole aislada, "el mar de piedra" como reza el slogan turístico, su valor geológico, todo un mundo subterráneo...

A las 7:00h llueve, hay que esperar, pero todo no está perdido, con actitud! Todavía entre nubes recorremos los 14km de pista desde Saravillo (1000m) dirección al Ibón de Plan o Basa de la Mora, lugar  en que según la tradición en la noche de San Juan se aparece una Princesa Mora.
Dejamos la pista a los 1900m de altitud y ya sólo nos queda seguir la ruta descrita. A ver si han cambiado las condiciones en estos dos días...


Recorremos la senda SE entre pinos, el bosque cada vez con más sol y llegamos a la muralla rocosa.


Giramos a la izquierda y pronto aparecen las agujas de Lavasar. Recorremos el fondo del valle. No parece haber llovido y las huellas de días anteriores están muy desdibujadas.




Alcanzamos el collado entre La Peña la Una y Las Agujas de Lavasar.

Recorremos todo el fondo del valle con magníficas vistas y nubes haciendo carreras sobre nosotros.



El collado de la Pala del Puerto (2607m) sigue estando delicado. Mejor con cuchillas.



Quitamos pieles para realizar el primer descenso del día hacia la extensa Ereta de las Brujas, donde se dice que se organizaban akelarres. ¡Pues sí que les va la mitología en el Bal de Chistau!


Volvemos a poner pieles para acceder al collado de La Fueva a 2713, aún queda un rato.


En la pala somital el viento es insufrible. El coloso no nos lo pone nada fácil. Buen año de vientos.

Cima con prisas, aquí no se puede parar. Única foto de cumbre y para abajo. La nieve no es "crema" en esta ocasión, está dura en la ladera cimera, pero luego mejorará muchísimo para luego empeorar en la zona de los Puntons Royos


La ruta nos ha encantado, el paisaje es espectacular, hay mucha nieve y buena, y... mucho viento también. No es corta, en cierta manera es una ruta aislada y exige tres transiciones, más de 1500m de desnivel, así que... ¡nos hemos ganado la cena!



NUESTRO TRACK COTIELLA




1 may. 2016

MALACARA: "¡BUENOS AMIGOS!". 28-04-2016

¡Al mal tiempo, buena cara!

Las previsiones para el jueves por la mañana no son buenas. Sin madrugar, desayuno tranquilo, charla con los amigos, estamos de puente... ¡otro precioso día de mal tiempo! Pues nosotros... buena cara: subiremos el Pico Malacara.

La estación de Astún esta envuelta en nubes, muchísimo mejor. Iniciamos por las pistas ascendiendo el Barranco de Astún, paralelo al arroyo que desciende del Ibón de Truchas.



A algo más de 2000m giramos a la derecha, hacia el este y abandonamos las pistas, carteles indicadores, cañones de nieve y toda la ferretería. ¡Esto es otra cosa!




Ya se ve el Collado de Astún (2189m) al que nos dirigimos, se ve, porque las nubes se van retirando conforme ganamos altura. ¡Esto es perfecto!


Alcanzado el col, salimos de él con facilidad ya que la típica cornisa que se suele formar no presenta dificultad en esta ocasión.El Midi empieza a asomar y nos acompaña en las rampas finales.




No estaría nada mal esquiar hacia el norte, hacia Bought de Houer, pero no tiene... buena cara. Un mar de nubes impide ver la ruta y no la conocemos. Nos decidimos por dar media vuelta por donde hemos venido. Que para un día de test no está nada mal: algunos estrenan botas, otros botas, tablas y de todo!


El Pico Malacara nos ha reunido en la montaña con buenos amigos después de mucho tiempo: Gorka y Garbiñe. Ha sido una gran mañanera que habrá que repetir, ¡Que no va a ser todo escalar,
Gorka!...

17 abr. 2016

JAPON: "LUNA DE NIEVE". 28-02/ 13-03-2016



Buscando la esquiva nieve de este invierno raro, persiguiendo la famosa nieve polvo, la nieve más fría, seca y profunda del planeta, aquinohayplaya ha acabado en Japón! Al otro lado del planeta!.
Tierra del sol naciente, tradición ancestral y modernidad, gastronomía de moda... ¡NO! No en esta ocasión.
Tierra de frentes siberianos, uno de los países con  más precipitaciones de nieve y estaciones de esquí, paraíso del deep power... SÍ! Apenas luce el sol naciente en esta época. Pero no importa, mejor. La nieve, yuki, cae de forma regular, es raro el día en que no nieva. Los inviernos rigurosos y largos acumulan cantidades excepcionales de nieve de una gran calidad. No pretendemos altas cumbres, ni sol, ni extensas panorámicas. Montañas sin problemas, esquí con poco material, mucha nieve ligera y sin resistencia, eso sí. Esquiar lento, un día tras otro, sorprendiéndote cada minuto de la cantidad de nieve.



Elegimos una de las 6.852 islas que constituyen este apasionante país del este de Asia: la isla de Hokkaido, "Camino del Mar del Norte" en traducción del idioma ainu, pueblo poblador de estas tierras. Conoceremos dos zonas, Niseko y Furano, guiados por nuestra agencia de cabecera, Muntania Outdoors. Y, como siempre, compartimos esta aventura nipona con quien nos quiera leer a través de nuestro diario de viajes, este humilde blog.


Día 1. 28-02-2016. Vuelo Bilbao - Sapporo

Hokkaido, tierra de volcanes, se encuentra en la parte septentrional de Japón, al norte de la isla de Honshu (isla central donde se sitúa Tokio). La capital de Japón cuenta con dos aeropuertos, Haneda y Narita. Desde allí volamos a Sapporo, conocida por nosotros gracias a la medalla de Paquito Fernandez Ochoa en los JJOO de invierno de 1972 en la estación Sapporo Teine.
Sapporo es la capital de la Prefectura de Hokkaido, isla de tan solo 5 millones de habitantes de los cuales dos se concentran en esta ciudad. Situada a nivel del mar, es la 5ª ciudad del país y bastante nueva. Cuenta con el aeropuerto de Chitose a donde llegamos y es celebre el Sapporo Yuki Matsui, festival de invierno.




Día 2. 29-02-2016. Llegada a Sapporo y transporte a Niseko.

El clima siberiano de Hokkaido nos da la bienvenida y conducimos en plena tormenta de nieve los 120km que nos separan de Niseko, situada al suroeste de esta isla norte. Normalmente se hace en unas dos horitas. Es la zona de la isla donde hay más nieve y más estaciones de esquí y el dominio de esquí más nivoso del planeta tras Mount Baker en EEUU. Los vientos y frentes siberianos del NW se cargan de humedad al cruzar el Mar de Japón y descargan a gusto al toparse con las montañas de Niseko. De ahí sus constantes y persistentes precipitaciones. 
El trayecto, en ventisca infernal, en sí ha sido toda una experiencia. Se conduce mirando con atención al cielo en vez de seguir la calzada. Desaparece la carretera y sus señales, los arcenes y la calzada ... Alzas la vista, y como la estrella de belén que guió a SSMM los Reyes Magos de Oriente, unas flechas de leds que mágicamente cuelgan del cielo te trazan la carretera.

 


Día 3. 01-03-2016. Paseo por una estación de esquí cerrada, primera toma de contacto.

Ha estado toda la noche sin parar de nevar, las máquinas también han estado toda la noche sin parar de trabajar, de limpiar las carreteras y accesos a las viviendas. ¡Pero qué pasada! ¿Qué es esto? ¡No lo habíamos visto nunca!

nuestro alojamiento en Niseko
Salimos a explorar y nieva y nieva. Conducimos por carreteras absolutamente blancas. En esta parte del mundo la nieve no se mancha!!! En la lejanía, el negro mar de árboles, como el cuento Kuri Jukai. Necesitamos desentumecer el cuerpo tras veintipico horas de viaje. Con este día en el Pirineo igual ni salimos de casa, pero aquí... estamos ansiosos. Remontamos al abrigo de los vientos por los laterales de lo que parecen pistas de esquí abandonadas, o cerradas, al refugio del silencio del bosque. Mientras bajamos sorteando arces, ahora negros ahora blancos, decidimos volver a subir, queremos más y más. A nuestra izquierda se deja ver el Mt. Annapuri, precioso, 1308m. Los bosques de sus laderas semejan la sabana. Lo que faltaba, esquiar en la sabana!

foto de Hugo


foto de Hugo

Día 4. 02-03-2016. Esquí de pista: Grand Hirafu.

Y continua nevando sin pausa. Ese powder snow nos llama, es el día para disfrutar del esquí de pista. Los dominios esquiables se han agrupado en Niseko United: Niseko Annapuri, Niseko Village, Hanazono y Gran Hirafu, la que elegimos. Es alucinante, en Japón hay más de 500 estaciones de esquí. El forfait es superflexible: de acceso a todo el área o por zonas, franjas horarias de 5h, de 8, por horas, nocturno..., de un día o de más, gratis para los niños y en general a precio europeo. Habíamos leído que lo más interesante de la estación eran las puertas, salidas a espacios fuera de pistas, pero acotadas, controladas. La meteo no es amable y hay zonas cerradas, la visibilidad no es para echar cohetes, pero es igual. Es suficiente con esquivar los arces y evitar quedarte enganchado en los pequeños bambúes que milagrosamente afloran. Nos sentimos como siete samurais sobre nuestras tablas: Hugo, Carlos Huibert, Ana, Kino y nosotros dos.

KiKe se entierra en polvo
Ana

¡Ha sido increíble! No nos hemos enterado de que estábamos en una estación, bueno, exceptuando las góndolas... ja, ja! Me encanta el plano de pistas! Esto es el powder nipón, sí señor. Esto es flotar, fluir. Esto es un verdadero "Yuki matsuri"!

Kino

mapa de pistas de Niseko United

Día 5. 03-03-2016. Bosque Chisenupuri.

Continua el mal tiempo, ¡bien! Nos dirigimos hacia Chisenupuri a ver si podemos hacer algo. De nuevo viaje en sí ya vale la excursión. Ahora sí que podemos decir que no hemos circulado nunca con tanta nieve.



Pretendemos hacer una pequeña cima, unos 600m de desnivel. Enseguida nos adentramos en el bosque, se hace extraño este arbolado. Al regreso comprobamos que  nos faltaban 30 m para "coronar", y es que arriba no se veía mucho...  

Ana asciende en la nevada
Toca quitar, que está feo

Kino


¡equipo!
No hay muchas fuerzas que reponer, pero al lado hay un onsen, hot spring, uno de los muchos balnearios de origen volcánico de la región y no vamos a desaprovechar la ocasión. Son spas públicos con piscinas (ofuros), algunas exteriores (rotenburo) rodeadas de nieve. Imaginad: tras la actividad, el viento y la nieve, sumergirte desnudo en aguas minerales muy calientes, a más de 40º, en el exterior, en un ambiente gélido con vistas a las montañas absolutamente blancas, los bosques de arces. Tienes mucho calor, pero el mismo viento que azota las ramas te refresca la cara. Sólo suena ese viento y las cascadas de agua humeante. Incluso puedes estar hasta bajo una tormenta de nieve... ¡Es una sensación única! Armonía zen.


Día 6. 04-03-2016. Intento al Mount Yotei.

La montaña más emblemática de Japón es el Monte Fuji (3.193m). Está situada en la isla de Honshu, en los Alpes Japoneses, y nuestro objetivo de hoy, Mount Yotei (1.898m), es denominado el Fuji del norte dada su similitud, otro perfecto cono volcánico. Está situado en uno de los seis parques nacionales con los que cuenta la isla de Hokkaido, el Parque Nacional Shikotsu-Toya. El Yoteizan es un volcán dormido, su última erupción tuvo lugar en el 3.550 AC, malo será que...
                              
Volcán Yotei 1898m.
No nos asusta su lava, pero desde que nos hemos levantado la cima está presa de las nubes y es el viento lo que preocupa. El bosque de pinos da paso a otro mixto ya con arces. Los árboles van haciéndose más escasos, luego más pequeños. A unos 150m decidimos darnos la vuelta. No pasa nada, mejor dicho, no se ve nada.

Entrada al parque
el tiempo se chafa

Carlos, contentico

Día 7. 05-03-2016. Cima en el Yotei y viaje a Furano. Sayonara Niseko!

Pero el sol naciente despeja el Yotei, Yotei le despierta a Carlitos, Carlitos nos lía y volvemos a intentar cumbre. Es difícil resistirse, a pesar de los 1600m de desnivel y de repetir ruta. Los snowboardes con raquetas saludan sonrientes: "kohn-ni-shi-wah" "kohn-ni-shi-wah". Son muy agradables.

ahora sí que se ve bien!
Hugo nos guía
Hoy se ve la isla


Lo conseguímos! Arigato, Yotei, nos has dejado! El cráter es inmenso. La panorámica enorme, por fin nos situamos geográficamente un poco. Se divisa el mar y un gran lago en un cráter, quizás el lago Toya. Los snowboarders esquían el interior del cráter del Yotei.

El volcán Annnupuri y sus pistas
cima del Yotei. ¡De luna de nieve!

El descenso es de primer orden, larguísimo: buenas palas cimeras al comienzo; un relieve de orografía peculiar, con sube y baja y pequeños barrancos, para terminar esquivando arces en un bosque lleno de sorpresas.


Hoy sí que nos merecemos un buen onsen. Regresamos al de antes de ayer y enfilamos carretera hacia Furano.
Sayonara Niseko!

Día 8. 06-03-2016. "De onsen a onsen y tiro porque me toca".

La predicción es de lluvia y aciertan. Desde el coche vemos Furano Ski Area, dos montañas conectadas, Kitanomine y Furano Zone. Tiene una pinta buenísima. Atravesamos ciudades en las que sacan la nieve en camiones, si la pillasen en Panticosa...
La ruta de esquí de montaña propuesta parte de un onsen y como nadie quiere foquear bajo la lluvia decidimos visitarlo. Pero tampoco nadie quiere ponerse a remojo sin haber sudado un poco sobre las tablas. Así que por hacer tiempo, visitamos un segundo onsen, pero como está más alto, todavía hace peor tiempo. Regresamos al primero y nos dejamos... La experiencia no es solamente un momento de relax, relajación y bienestar. Es la oportunidad de observar todo un ritual de purificación del cuerpo y el espíritu para el pueblo japonés, interesantísimo.


Día 9. 07-03-2016. Intento  Mount Asahidake, cumbre de la isla.

Intentaremos ascender el Mount Asshidake (2.290m), la montaña más alta de la isla de Hokkaido, en el Parque Nacional de Daisetsu-Zan, el parque nacional más grande de todo Japón. Daisetsuzan significa "grandes montañas nevadas", pero a penas se intuyen. Se accede desde la segunda ciudad más grande de la isla, Asahikawa, a 120km de Sapporo, famosa también por su festival de la nieve en el mes de febrero.
El parque tiene en este área una pequeña estación de esquí con un sólo teleférico y un par de onsen, el propio Asahi-dake y Shirogane. La estación superior del funicular está a 1600m y puede ser utilizada para quitarse unos métricos en el ascenso al Asahidake, la montaña humeante.
Ascendemos cómodamente avanzando por las pistas desiertas, en ocasiones al borde de arroyos humeantes, los árboles están escarchados. La nieve, esto no es nieve, por lo menos no es nieve nipona. Las lluvias de ayer no han salido gratis.

Río termal
Estación superior
Esperamos y esperamos arriba en la cafetería cerrada del funicular, pero el viento no cesa y la visibilidad no mejora. Ni fumarolas ni lago Sugatami, ni fluir ni flotar sobre el polvo. Al onsen, otro de los lujos del país.


Día 10. 08-03-2016. Volvemos, Maldito viento!

Lo nuestro es reincidir. Antes de ayer no pudimos hacer actividad y nos dedicamos a los balnearios, así que de nuevo volvemos a la zona del primer día en Furano a ver si vemos algo más. No hay nadie en la montaña. Maldito viento! Hoy sí que foqueamos sobre el hielo. Un poco triste la despedida porque hoy, se acabó.






Día 11. 09-03-2016. Hokkaido-Tokio. 5º aniversario del terremoto y accidente nuclear de Fukushima.

Hemos hecho noche en un hotel en el propio aeropuerto de Chitose lo que resulta realmente práctico si el vuelo es temprano al día siguiente, aunque no es nuestro caso.
Tokio nos recibe diluviando. Esta tarde visitaremos el barrio de Shinjuku, quizás el contrapunto del Hokkaido salvaje que acabamos de abandonar.
Shinjuku es uno de los barrios más cosmopolitas: luces de neón a tope, los rascacielos más altos de la ciudad, gente fashion, salas de máquinas y karaokes, centros comerciales... Hace sólo unas horas estábamos en un desierto blanco azotado por vientos siberianos. Pero... ¿ qué es más salvaje?




Día 12, 13, 14 y 15. Del 10-03-2016 al 13-03-2016. Tokio, Kioto y regreso Tokio-Bilbao.

Acompañados por una japonesa de la asociación Tokio Free Gides conocemos las zonas de Asakusa, Ueno y Yanaka.
Por la tarde y ya por nuestra cuenta hacemos un viaje al futuro hasta la isla artificial de Odaiba y cómo no, nos acercamos al famoso cruce de Shibuya.





Nos desplazamos a Kioto en el tren bala para acompañados también por Kioto Free Guides tener un contacto con la ciudad con más patrimonio de Japón al no haber sido bombardeada en la 2ª Guerra Mundial.



De nuevo en Tokio, acabamos nuestra visita con el palacio Imperial y sus jardines, el santuario sintoísta Meiji, Akihabara, barrio de la electrónica y realizar unas pequeñas compras de recuerdos. Tempuras, okonomiyaki, sushi, sashimi, teppanyaki, yakisoba, sopa de miso... ¿con qué nos despedimos para cenar?




Japón no estaba desde hace mucho tiempo en la lista de nuestros deseos. Más bien nos parecía un sueño, una fantasía. Y después de haber estado, tampoco lo tachamos de esa lista, no estaría mal volver...  Y sigue siendo un sueño, parece irreal... ¿En serio que hemos estado en Japón? No sé si hay viajes mejores y peores, pero ésta ha sido una experiencia diferente y única, exótica. Autentica pasión por la nieve.
¡Que ganas de volver!
¡Sayonara!