19 abr. 2017

CARPATOS: "ESQUIXPLORANDO RUMANIA". 25-02-2017

Aquinohayplaya sigue este invierno con ganas de explorar, de viajar y descubrir lugares desconocidos acumulando aventuras. Cogemos la mochila y las tablas rumbo al este de Europa, al país del Conde Drácula.

Esquí y turismo en Rumania. País de sabor excomunista, carros de caballos, coches Dacia y modernos todoterrenos, muy rural y a la vez urbano, naturaleza salvaje y poderosa, vampiros, osos y pistas de esquí, paisajes de castillos nevados y frondosos bosques y, cómo no, MONTAÑA: los Cárpatos de Transilvania.



Sinaia, Brasov, Poiana Brasov, Bran, Sambata, Bâlea Lac, Sibiu, Bucarest, son algunos de los lugares que visitamos y que esquiamos, estos últimos dejándonos llevar por la aventura, ya que no encontramos demasiada información al respecto. 

25-02-2017. Bucarest-Sinaia.
Llegamos a Bucarest y con el coche de alquiler nos vamos a Sinaia.
Rumania es un país seguro, excepto en lo que a conducción se refiere, agresiva e imprudente. Así que con muchísimo cuidado conducimos los 109 km hasta Sinaia, primer destino.
Base de una de las muchas estaciones de esquí de los Cárpatos, aprovecharemos las pistas para alguna ascensión.


26-02-2017. Pico Furnica 2103m.
La carretera que sube a la estación intermedia de Sinaia está con nieve. Aparcamos detrás del hotel y ponemos pieles. ¡Esto promete!
Pero... ¡que cosas, la nieve se la ha llevado el viento!


Estación intermedia de Sinaia
Así que subimos en la mayor parte por las pistas y camino forestal, incluso casi tenemos que descalzar en algún tramo.



Llegamos a la cota 2000 y el viento sopla de lo lindo. Se abre un amplio panorama donde se encuentran más pistas que bajan a una hondonada. 
El Furnica se encuentra justo detrás de la llegada de una silla y rodeado de instalaciones y edificios. No apetece nada y menos con este viento, pero me alegro de haber subido para ver "el otro lado" de los Montes Bucegi.


El Furnica, sobre la instalación de la telesilla
Montes Bucegi
Bajamos por las pistas y teniendo que descalzar, pero a gusto.
A la bajada hacemos la visita turística del Castillo de Peles, uno de los más bonitos de Rumanía y con una parte de su interior visitable y ricamente decorada.







27-02-2017. Poiana-Brasov.
Hoy decidimos pistear en la mejor estación invernal de Rumanía, ¡hay que aprovechar!.
Las pistas de Poiana-Brasov se encuentran a sólo 13 km de la histórica ciudad de Brasov y se extienden a lo largo de la falda del Pico Cristianul Mare con unos 23 km de pistas. Son anchas, bonitas, con desnivel adecuado y se sube en cabina. Nosotros tuvimos buena nieve, buen tiempo y nada de gente, así que disfrutamos mucho de este día de esquí alpino.


Pistas de Poiana-Brasov

Por la tarde en el "apreski" de Brasov degustamos los vinos locales de uva "Feteasca neagra" y del buen ambiente de la ciudad.


Plaza principal de Brasov



28-02-2017. Castillo de Bran-Valle de Sambata
El castillo medieval de Bran queda casi de camino hacia el valle de Sambata, y ya que estamos...
Es un hito turístico por su relación con la novela de Drácula, aunque ni el supuesto inspirador de la novela, Vlad el empalador, ni por supuesto el personaje de Drácula habitaron el castillo. 
Y ya que estamos y hemos llegado hasta aquí, pues lo vemos por dentro, que es curioso. 



A lo tonto, se nos ha hecho la hora de almorzar y ya se nos va haciendo tarde para llegar al valle de Sambata.


nuestro destino

Remontamos el valle durante unas 3 horas con los esquís puestos casi desde el coche hasta llegar a la "Cabana Valea Sâmbetei" situada a 1380m.



Se trata de un refugio guardado con un equipamiento muy básico, pero con servicio de comidas y además por la noche encienden las estufas en las habitaciones, así que suficiente.






01-03-2017. Fereastra Mare.
Otra vez el viento...
Encaminamos nuestros esquís hacia el Fereastra Mare, collado a 2170m con la idea de subir alguno de sus picos adyacentes.






Coronamos el collado con crampones y piolet, pero el viento y la poca visibilidad nos desaniman a seguir.
Nos bajaremos al valle a disfrutar de una buena cama y cena, ¡no todo va a ser disfrutar en la montaña!





02-03-2017. Bâlea Lac.



Nos trasladamos con nuestro cochecillo hasta la zona de "Cascada Bâlea", donde se encuentra la telecabina que nos subirá al lago y final de la famosa carretera Transfagarassen en invierno.
El teleférico está de revisión periódica, así que debemos esperar a que pueda partir la primera cabina.
Cuando llegamos al lago el sol luce esplendoroso. El entorno es magnífico y la nevada matutina nos ha dejado un blanco inmaculado.





Es tarde para hacer una ascensión, así que nos decidimos por la excursión al Lago Doamnei. Subimos al collado del Paltinu y nos lanzamos hacia el lago para disfrutar de la nieve recién caída. 


entorno del Lago Bâlea con la entrada al túnel en primer plano

bajada al lago Doamnei

subiendo de nuevo al collado

Ya de vuelta al lago, una refrescante visita al hotel de hielo y a relajarse en uno de los hotelitos del lago


Hall del hotel de hielo




03-03-2017. SIBIU.
Amanece totalmente cerrado y nevando. Nos vamos a la cabina y ¡otra vez con las revisiones! Toca esperar de nuevo.
Del lago se puede bajar esquiando, pero el tramo que baja al bosque final se hace por los tubos de las avalanchas. Esto no nos hace ninguna gracia, así que esperamos. Al final, cuando nos bajan, ya se ha despejado...
Llegamos a Sibiu con tiempo suficiente para recorrer y disfrutar de su bonito casco histórico, enmarcado por las nevadas montañas Fagaras.


panorámica desde la torre de la Iglesia Evangélica

Montañas Fagaras
Catedral Ortodoxa

Piatra Mare


04-03-2017. BUCAREST
Madrugamos un poquito para llegar a buena hora a la capital y disfrutar así de su buen ambiente, elegantes edificios y plazas, bares y restaurantes, y ¡como no! el monumental edificio del Palacio del Parlamento, 2º edificio civil más grande del mundo. 


Palacio del Banco CEC


Palacio del Parlamento 

Rincón con ambiente

Iglesia Stavropoleos
Nos despedimos con pesar de Rumanía, agradable país con muchas posibilidades de actividades de montaña, atractivos turísticos, buena gente, gastronomía...
¡Volveremos!