19 ago. 2014

MOUNT STOKES: " MIRADOR DE NORTH FIORDLAND. NEW ZEALAND ". 14-07-2014

Tras el viento de Wellington y ¡la lluvia! embarcamos en un ferry para, atravesando el estrecho de Cook, dirigirnos a la isla del sur, "Mainland". Vamos a explorar el estrecho de Malborough y visitar los fiordos del norte. Iniciamos ruta en Picton y conducimos por la famosa Queen Charlotte Road Drive, acceso por carretera a uno de los más famosos fiordos de la región, el Queen Charlotte Sound.


Abandonamos esta ruta antes de Havelock donde terminará ya que nuestro objetivo es el Mount Stokes (1.203m) desde donde tiene que haber una excelente panorámica. Ahora recorreremos el fiordo de Kenepuru, un fiordo muy poco poblado. Cuando la vegetación exuberante lo permite podemos disfrutar de las fantásticas vistas hacia las bahías, ensenadas y playas.

La caminata se inicia en el punto donde la carretera se bifurca dirección Anakoha. Comienza por sendero precioso, tupido y oscuro: musgos, gran variedad de helechos y helechos árbol. Todo está muy húmedo. ¡Cómo ha cambiado la vegetación con respecto a la isla norte!


La ruta está perfectamente indicada y el tiempo es buenísimo... ¡hasta que entramos en la nube! Hemos atravesado varios cambios de vegetación y arbolado.

Justo antes de enfilar hacia la cima el bosque se vuelve temible. El hielo cubre las hojas de los árboles y la niebla acrecienta el misterio.



Ya fuera del bosque saltamos una valla de ganado, continuamos senda y creemos estar en la cima. Todo está bien escarchado.



¡No se ve nada! el GPS nos dice que no, que aún falta... Finalmente nos topamos con unas antenas, cables, hierros... Ahora sí que hemos llegado, pero... no se ve ni una orilla de fiordo.

Pacientemente decidimos esperar pese al frío, todo el paisaje está escarchado. Poco a poco el viento se va llevando las nubes y aumenta la visibilidad. No para echar cohetes...



A medida que descendemos las nubes abandonan la cima. ¡Qué se va a hacer!

Kenepuru Head Camping

Fiordo Kenepuru

La cima no ha sido muy generosa, pero como siempre en Nueva Zelanda, la carretera en sí ya ha sido todo un regalo.

1 comentario:

  1. Ole! Ole! Y ole! Si no fuera porque sois buena gente os odiaría. Grandes fotos como siempre y unas descrpciones muy fieles que convertirian en trepidante un rutinario día de playa. Cuándo es la siguiente entrega?

    ResponderEliminar